seguridad

C.A.B.A: Una beba murió aplastada por un ascensor en San Telmo

Los gritos hicieron que los vecinos se acercaran a las puertas, observaran por la mirilla, algunos salieran a ver y otros ni siquiera se atrevieran a eso. A las 16:45 de este lunes una beba de dos meses murió aplastada por un ascensor en un edificio de la calle Bolívar al 1170, a metros de la avenida San Juan, en San Telmo.

En las oficinas del SAME, en Parque Patricios, la alerta llegó a las 16.50. A los tres minutos una ambulancia estaba en la puerta del edificio. Pero el tiempo no alcanzó. Ya nada podía hacerse, la bebé había muerto en el acto y su mamá no salía de un estado profundo de desesperación.

Según las primeras versiones, el cochecito con la beba habría quedado en el vano de la puerta y, mientras la mujer entraba, el ascensor fue llamado desde otro piso. La unidad se habría accionado con la puerta abierta, aprisionando el carrito contra el techo. Pero esa misma versión con el correr de las horas fue cambiando: en el lugar dijeron a Clarín que la tragedia se desencadenó porque el ascensor se habría desplomado. El cochecito con la bebé habría caído y la mamá de 38 años quedó en la puerta. Gritando.

El edificio data de 1960, tiene 10 pisos y dos ascensores que llegan hasta el noveno. Los problemas con esas máquinas, comentaban en la cuadra los vecinos, no eran nuevos.

“Media hora antes, un ascensor no funcionaba y el otro andaba mal. Yo opté por ir por las escaleras”, dijo una mujer que se identificó como vecina ante las cámaras de televisión. Y siguió: “Empecé a escuchar gritos, salí de mi departamento y encontré en el 8° piso a una vecina que había entrado al ascensor con su beba de dos meses. Había llegado a avanzar con el cochecito, el ascensor se había movido y pellizcado el cuerpo de la beba”.

La situación era paralizante. Algunos vecinos atinaron a llamar al 911 y al SAME. Otros -el edificio tiene muchos propietarios de más de 70 años- sólo pudieron ir y volver desde la mirilla de la puerta hacia el balcón. Cuando ya había pasado más de una hora, se seguían asomando: la cuadra de Bolivar estaba llena de policías, bomberos y personal de emergencia; detrás de un cordón de seguridad, se acumulaban cámaras y periodistas. En ese momento se esperaba la llegada de un cuerpo de psicólogos del SAME para atender a la mujer. El cuerpo de la bebé ya había sido retirado y se hacían peritajes que definirán las causas de lo ocurrido.

Fuente: Clarín

Noticias por municipio – Ciudad Autonoma de Buenos Aires – De Intendentes